CUIDADOS

El metal es un material que evoluciona y va cambiando con el paso del tiempo. El uso y el contacto con el aire o la luz y con algunos productos como los perfumes o las cremas, puede alterar su apariencia.

Para mantener tus piezas en perfecto estado durante más tiempo te recomendamos que las guardes por separado y en un lugar fresco y seco. De este modo evitarás tanto la oxidación como los rasguños que se pueden ocasionar en la superficie por el roce. 

Nuestro packaging siempre incluye una bolsa de algodón hecha a mano que puedes utilizar para guardar tus piezas

Si tus joyas se han oxidado, no te preocupes, tiene solución. Límpialas sumergiéndolas en agua tibia y jabón, cepíllalas con un cepillo suave y sécalas con un paño. También puedes limpiarlas con una gamuza de joyería. En el caso de las piezas con chapado de oro, sáltate el paso del cepillado. 

El chapado de oro es una capa muy fina que recubre la plata. Tienes que entender que no es para siempre y que con el tiempo y el uso va desapareciendo. Siempre se le puede dar otra capa y conseguir que la pieza vuelva a su estado original, pero para que te dure lo máximo posible te recomendamos evitar el contacto con perfumes, cloro, cremas y agua.

Si tienes alguna duda sobre alguno de estos aspectos no dudes en contactarnos aquí.